Cáncer y preservación de la fertilidad

Cáncer y preservación de la fertilidad

El cáncer de ovario es el sexto tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres, por detrás del cáncer de mama, del cáncer de colon, del cáncer de pulmón, del cáncer de útero y de los linfomas, que suele afectar a aquellas que ya están por encima de los 45 años.

Sin embargo, aunque el riesgo de padecer cáncer de ovario a edades más tempranas es más bajo, va en aumento. Cuando se trata de mujeres jóvenes, que desean ser  madres en un futuro, existen opciones, es conveniente plantearse preservar su fertilidad antes de iniciar el tratamiento del cáncer.

Tuve el honor de participar la semana pasada en la Jornada sobre Cáncer de Mama y Fertilidad, organizada por el Hospital Clínic de Barcelona, el Institut Clínic de Ginecologia, Obstetrícia y Neonatologia (ICGON), junto a la Fundación Medicina Fetal Barcelona. El mensaje fue claro: la detección precoz y la preservación de la fertilidad son claves para una maternidad tras un cáncer de mama. También lo es en el caso del cáncer de ovario.

Abordadmos las bases moleculares del cáncer, la epidemiología y evolución del tratamiento en el cáncer de mama, y la influencia genética y hormonal en el cáncer de mama.

Cáncer y preservación de la fertilidad

La vitrificación de óvulos permite preservarlos antes de recibir  tratamiento con quimioterapia, mitigando las consecuencias de esta sobre el cuerpo, y el ovario en particular. Entre los cánceres ginecológicos que pueden afectar a una mujer, el de mama es el que major pronóstico presenta en términos de preservación de la fertilidad.

En los casos de cánceres  como el de endometrio, cérvix u ovario, el tratamiento y la extensión o gravedad de la enfermedad puede conllevar la realización de cirugías pélvicas en las que se comprometen los órganos reproductivos. Cuando se trata de pacientes jóvenes y sin descendencia, se acostumbra a plantear una cirugía conservadora, manteniendo las posibilidades de embarazo y sin comprometer las tasas de supervivencia.

Hay que tener en cuenta, que del total de cánceres de ovario, el 12% se diagnostican en menores de 44 años, y la gran mayoría se encuentra en estadios avanzados.

Por tanto, las técnicas de preservación de la fertilidad serían una opción para aquellas pacientes con tumores de ovario en estadios muy precoces limitados a un ovario, y fundamentalmente en los tumores borderline de ovario, con características intermedias entre benignidad y malignidad; o los tumores de células germinales, la gran mayoría de ellos benignos (teratoma ovárico), o incluso en los malignos, ya que se suelen diagnosticar en estadios precoces, por lo que el pronóstico suele ser bueno.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.