Detrás del anonimato en la donación de gametos hay más de dos personas implicadas

anonimato en la donación de gametos

En Suecia, donde desde el 1985, la donación de gametos no es anónima, sólo el 5% de los nacidos mediante una donación quieren conocer sus orígenes biológicos. Y me planteo: ¿Por qué se abre ahora el debate en España entorno al fin del anonimato en las donaciones de óvulos y esperma?

¿Lo han pedido las familias o los especialistas? No. Es una recomendación del Comité de Bioética, sin pedir la opinión de las sociedades médicas ni los expertos en reproducción asistida, que equipara los derechos del menor adoptado a  conocer sus orígenes a los del nacido por reproducción asistida con donación de gametos. No entraré en el tema psicológico, dado que la Dra. Montse Roca de Bes lo expone muy bien en este artículo. Pero me planteo, ¿qué puede pasar si las donaciones de gametos dejan de ser anónimas?

35 mil bebés nacieron en el 2017 gracias a la la reproducción asistida, el 4% a través de tratamientos mediante la donación de gametos. Somos un referente en el mundo y los primeros en Europa en tratamientos de reproducción asistida, con la ley más garantista tanto para pacientes como para donantes.

Las diferencias legales en reproducción asistida en Europa

No hemos de olvidar que Europa no es monocolor, existe una diversidad legal compleja que produce una serie de diferencias en derechos.  11 países de la UE únicamente permiten el acceso a las técnicas de reproducción asistida a parejas heterosexuales. En Bélgica y Dinamarca se limitan a los 45 años de edad, aquí se aconseja limitarlo según la salud reproductiva de la mujer, no más allá de los 50 años.

4 países prohíben explícitamente la donación de óvulos, son Alemania, Suiza, Noruega y Turquía. En 9 países se prohíbe el diagnóstico genético preimplantacional, obligando a las parejas a abortar en caso de concebir un bebé con alguna enfermedad hereditaria, en lugar de prevenir esa dura y estresante situación y ayudar científicamente a concebir un bebé sano.

El anonimato de los donantes en Europa

18 países europeos tienen una ley donde el anonimato de los donantes es estricto. Es el caso de España, pero también de la República Checa, Lituania, Montenegro, Eslovaquia, Malta, Estonia, Grecia, Macedonia del Norte, donde han aumentado el número de tratamientos con utilización de gametos de donante.

Sólo en 2 países hay un no anonimato, y 6 más  donde  la donación no es anónima para la descendencia. En 13 países el sistema es mixto. Seria el caso de Dinamarca, Bélgica, Rumanía, Irlanda e Islandia. En este último, el  5% de las donaciones se realizan de forma no anónima tanto por deseos de los donantes de mantener su anonimato como de los receptores de no conocer la identidad de su donante. Y también es chocante que en Bélgica sólo el 26% de los donantes prefieren donar de forma no anónima.

Mi conclusión es que ni donantes ni los nacidos por donación tienen interés en la donación no anónima.

Contra razones para acabar con el anonimato en la donación

Voy a rebatir una por una esas razones.

Evitar complicaciones médicas y consanguineidad: Afortunadamente los bancos de semen someten a un estricto examen todos los donantes antes de aceptar la donación, y los centros de reproducción asistida realizamos, mediante el test genético de portadores,  screenings genéticos para descartar enfermedades hereditarias en los matchings. La limitación legal de 6 bebés nacidos por donante, una de las más restrictivas en Europa, evita también una posible consanguinidad, y la reciente puesta en marcha del registro de donantes, el SIHRA, nos permite un perfecto control en las donaciones.

Satisfacer curiosidad: Hasta un cierto límite se puede entender esa necesidad de conocer o ver los rasgos biológicos, pero ¿estamos dispuestos a asumir las consecuencias por una mera curiosidad?

Completar la propia identidad: en estos casos, y tal como indica la Dra. Montse Roca, si llegada una edad existe un problema de identidad por no conocer al donante, es que en el camino algo ha fallado.

Conocer qué tipo de persona es el donante: En este caso la pregunta no seria ¿quién es mi donante?, sino más bien“ ¿cómo es? ”, “¿de dónde es?”, “¿por qué donó?” o “¿cuál es su historia?“ Para dar una respuesta  el nombre y los datos de contacto del donante no son suficientes, el donante tiene que estar dispuesto a establecer relación. Nuevamente , las políticas de donación con una identidad abierta no lo pueden garantizar.

Establecer una relación personal con el donante o su familia: Si existe una necesidad de este tipo, nos encontramos posiblemente ante un donante que no busca ayudar sino completar una parte de su vida o realizar el sueño narcisista de perpetuación. Se abrirían también expectativas no realistas sobre el donante y crear frustración en los nacidos. También se podrían dar complicaciones legales, al abrir una vía a la reclamación de derechos de paternidad y afectar a individuos sin capacidad de decisión sobre el proceso, como padres, madres, hermanos, incluso aunque el donante acepte compartir su identidad.

Y yo planteo: ¿se acabará también con el anonimato en las donaciones de embriones?

En este caso, el bebé nacido en otra pareja no se podría preguntar porque “le donaron” para que lo criara otra familia, por que no fue tan deseado como sus hermano/a?

Las consecuencias en el fin del anonimato de gametos

Ya te puedes hacer una idea de las consecuencias en las relaciones personales, pero me centraré exclusivamente en las que tendrá en la reproducción asistida en España. Recuerdo que somos el tercer país en el mundo en número de ciclos.

A aquellos que nos dicen que queremos “mantener el negocio”, respondo que la sanidad pública hace 5000 tratamientos con donación de gametos al año, unos tratamientos que peligran ante el encarecimiento por la falta de donantes.

Sí creo que van a disminuir las donaciones, así ha pasado en el Reino Unido, donde han acabado importando 7000 mil muestras de semen al año de Estados Unidos y de Dinamarca. Ha cambiado el perfil del donante a personas con una necesidad económica pero “de paso” por el Reino Unido, migrantes que no probablemente dentro de unos años no estarán en el país.

Al disminuir las donaciones, se van a aumentar las listas de espera, especialmente en el sector público, y las parejas con infertilidad se verán obligadas a acudir a la privada, con un encarecimiento de los tratamientos por falta de donantes, o viajar al extranjero.

Ante el creciente retraso de la maternidad y el crecimiento de la infertilidad, corremos el riesgo de un dumping social en fertilidad. Solo podrán tener hijos quién pueda permitirse pagarlo.

________________________________________________________

Quiero agradecer las aportaciones de la Dra. Montse Roca de Bes y el abogado Ricardo de la Rosa, en el debate coloquio que organizamos CRA Barcelona junto a la Asociación de Familias LGTB en Barcelona, así como la participación de los asistentes, que nos expresaron sus opiniones y situaciones personales

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.