Ser madre a los 40: tus opciones

Sí, es posible ser madre a los 40 y a los 45.
Es lo que los ginecólogos llamamos maternidad “en edad avanzada”, tanto por la dificultad que implica conseguir el embarazo como llevar a cabo ese embarazo.
Aquello de los 40 son los nuevos 30 no tiene cabida cuando hablamos en términos de fertilidad.

Uno de los principales condicionantes de la mujer a la hora de buscar un embarazo es la edad, debido a las implicaciones que conlleva en cuanto a un descenso de su reserva ovárica, tanto en términos de cantidad de óvulos como en su calidad.

Ante estos casos, en reproducción asistida nos enfrentamos a dos retos: la baja respuesta a la estimulación ovárica y la baja calidad de los óvulos.

La disminución de la reserva ovárica implica que la mujer genera pocos ovocitos después de una estimulación ovárica para un ciclo de FIV. Otro obstáculo es que un alto porcentaje (alrededor del 65%) de los embriones que se consigan generar presentaran anomalías cromosómicas, lo que provocará un fallo de implantación o un aborto en el primer trimestre de gestación.

Un buen diagnóstico es la mejor manera de emprender el camino. Es imprescindible evaluar la fertilidad mediante pruebas diagnósticas como:

• Ecografía de alta resolución para estudio de Folículos Antrales
• Determinación Hormona Antimülleriana( AMH)
• Perfil Endocrinológico: Tiroides, Prolactina, Hormonas sexuales.
• Cariotipo
• Estudio X frágil
• Estudio autoinmunidad tiroidea
• Estudio autoinmunidad suprarrenal.

Ser madre a los 40: opciones de tratamiento

En función de su caso se plantea un itinerario personalizado.

Acumulación de ovocitos

En casos de baja reserva ovárica, mediante de dos o tres ciclos de estimulación ovárica se intentará conseguir el mayor número de óvulos posible, para realizar una fecundación in vitro y obtener embriones, preferiblemente en estado blastocisto (día +5) y posteriormente transferirlos al útero de la mujer.

Diagnóstico genético preimplantacional (DGP)

El Diagnóstico Genético Preimplantacional nos permitirá descartar aquellos embriones que cromosomicamente no sean aptos y no vayan a producir un embarazo.

Para poder llevar a cabo un DGP es necesario someterse a una fecundación in vitro, ya que este tratamiento nos permitirá obtener embriones en el laboratorio y así acceder a su material genético. Embriones aparentemente sanos pueden presentar alteraciones cromosómicas no detectables por el sistema time-lapse del incubador.

Mediante una biopsia del embrion, obtendremos información sobre sucomposición genética  y nos permitirá descartar aquellos que presentan anomalías cromosómicas. De esta manera, se transferirá únicamente el embrión euploide. El DGP permite para lograr el objetivo de conseguir un recién nacido sano, en el menor tiempo posible y con las mayores garantías.

En CRA Barcelona, eDGP nos ha permitido mejorar la tasa de éxito por transferencia, acortar el tiempo para lograr un embarazo., disminuir las lasas de aborto de un 30% a los 40 años al 12% de la población menor de 35 años y aumentar de forma importante las tasas de recién nacido vivo por transferencia.

Tratamiento de ovodonación

En último término y cuando no es posible utilizar los propios óvulos, existe la posibilidad de utilizar los óvulos de una mujer más joven, una donante de óvulos anónima. Al eliminar el factor de la edad, se consiguen mayores tasas de embarazo evolutivo.
Es una opción a plantear con serenidad y ofreciendo todo el apoyo psicológico posible, pues implica transitar por un duelo genético.

Decisión médica compartida

Con toda la información sobre la mesa, trabajamos conjuntamente en la toma de decisiones y la selección del tratamiento más adecuado.
Es fundamental basarse en las evidencias clínicas que comparan riesgos y beneficios de los tratamientos y adecuarlos a los valores y preferencias de la pareja.

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.